Introversión y extroversión: dos formas de estar presentes.

La introversión y la extroversión son dos términos creados por Carl Jung en 1920. Este los define como rasgos de personalidad, que se diferencian entre sí por la proyección de su energía, siendo en el caso de los extrovertidos hacia el mundo exterior, y en el de los introvertidos hacia su mundo interior.

Las personas introvertidas se caracterizan por:

  • Ser personas con mucha capacidad para escuchar, discretas y empáticas.

  • Preferir la intimidad de los grupos pequeños y los espacios de confianza.

  • Necesitan recargar su energía pasando momentos en soledad, en los que se sienten cómodos y son su refugio.

  • Suelen ser personas muy reflexivas, que disfrutan de conversaciones profundas y personales.

  • Suelen ser mejores trabajando de forma lenta y concentrada.

  • No tienen por qué ser tímidos. Las personas tímidas sienten miedo y ansiedad a la hora de relacionarse, lo que refleja y conlleva problemas de autoestima.

Mientras que entre las características de las personas extrovertidas encontramos que:

  • Son personas que se adaptan muy bien a los cambios, disfrutan de la oportunidad de conocer gente nueva, de vivir nuevas experiencias, salir de su zona de confort.

  • Suelen ser mejores improvisando, pensando sobre la marcha y trabajando en múltiples tareas a la vez.

  • Suelen ser buenos líderes, tanto a nivel laboral como en sus grupos de amigos. Son personas con mucha iniciativa lo que les lleva a generar continuamente nuevas ideas y planes.

  • Se sienten cómodos cuando son los protagonistas o el centro de atención en un grupo, pero esto no implica que sean personas egocéntricas.

  • Les cuesta pasar tiempo a solas, por lo que necesitan socializar con otras personas para recargar su energía.

Vivimos en una sociedad en la que continuamente tenemos la necesidad de plantearnos una serie de objetivos, que nos hace compararnos continuamente con los demás, desear lo que los demás tienen, pero a la vez sin perder nuestra autenticidad.

Es habitual ver llegar a terapia a personas que buscan dejar de ser introvertidos como si esto fuera un defecto o algo malo. Es por ello que es importante descubrir en qué consiste ser introvertido, de dónde viene este rasgo de personalidad, por qué tenemos un concepto negativo de éste, y sobre todo de dónde nos viene esta necesidad de ser extrovertidos. Si crees que este es tu caso no dudes en escribirnos para qué podamos ayudarte.


30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo