Navidades Pandémicas

Han llegado las navidades, ese periodo en el que celebramos todo lo hecho durante el año y nos planteamos cuales serán nuestras nuevas ilusiones o propósitos para este nuevo año. Un periodo marcado por las reuniones y el contagio emocional de la ilusión que se refleja en las caras de los más pequeños, pero también de los más mayores.

Pero esto ha cambiado, el fantasma de las navidades pasadas vuelve a visitarnos, dejándolo todo marcado por otras emociones no tan típicas en estas fechas. Están apareciendo entre nosotros emociones de miedo, tristeza, desesperanza e incluso frustración por no poder reencontrarnos con nuestros seres queridos como es costumbre.

Tranquilos es normal que nos sintamos tristes y no es obligatorio que nos sintamos alegres solo por ser navidades, pero me gustaría ayudar. Me gustaría poder aportar unas pequeñas claves que quizá sean de ayuda para gestionar estas emociones y poder disfrutar de una manera alternativa de estas navidades.

En primer lugar, es importante que aceptemos nuestra situación y no tratemos de luchar contra ella. Nuestras fiestas van a ser diferentes y es mejor si las afrontamos de manera activa que si nos centramos en luchar en contra de nuestra realidad, negándonos a reconocerla. Es necesario que pensemos y organicemos nuestras navidades dentro de las posibilidades que tenemos.

Apóyate en tus seres queridos, quizá no podamos reunirnos con todos, pero igual si podemos organizar videollamadas para sentirnos más cerca y compartir esos momentos, aunque sea de una forma no muy tradicional.

Busca actividades centradas en ti, por ejemplo, prepárate la comida que más te gusta, dedícate tiempo para descansar y encuentra tiempo para realizar actividades gratificantes para ti.

Trata de evitar todas las conductas perjudiciales para ti y para tu salud, como aislarte completamente o abusar del alcohol u otras sustancias para ahogar todas esas emociones que, aunque son desagradables, no son dañinas para ti como otras conductas.

Y, por último, permítete estar triste es normal sentirse así puesto que no estamos acostumbrados a estas navidades atípicas, pero también permítete disfrutar, aunque sea de una manera diferente y poco tradicional, puedes encontrar momentos o actividades con las que te sientas bien.

Si crees que a pesar de estas recomendaciones las emociones desagradables te invaden y no puedes gestionarlas, pide ayuda profesional, no estás solo. Contacta con un psicólogo que pueda ayudarte a lidiar con estas emociones.

133 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo