¿Qué es la dependencia emocional?

La dependencia emocional es un factor psicológico que tiene lugar en las distintas relaciones interpersonales que tenemos en nuestro día a día, ya sean familiares, de amistad o de pareja. Se caracteriza principalmente por la necesidad extrema de afecto que se solicita dentro de las relaciones. Detrás de este concepto principal, podemos encontrar sentimientos de gran intensidad de abandono y miedo a la separación, pensamientos de tipo obsesivo y comportamientos con tendencia sumisa. La diferencia que hay entre el amor y la dependencia es meramente cuantitativa y consiste en la distancia que hay entre el querer y el necesitar.

La dependencia emocional afecta a muchas personas pero no todas son conscientes de ello. Las personas que sufren dependencia emocional, suelen presentar muchas dificultades para prestar atención a sus propias necesidades y tienden a anularse a favor de sus relaciones.


SÍNTOMAS Y CARACTERÍSTICAS

Dentro de la dependencia emocional, existen una serie de síntomas y características que se agrupan en base a tres ámbitos diferentes:


  • Las relaciones interpersonales:

  1. Buscan y necesitan la aprobación constante de los demás.

  2. Se sienten atraídos por relaciones exclusivas y “parasitarias”. La necesidad de la pareja (o del amigo, hijo...) es realmente una dependencia como se produce en las adicciones, lo que genera que el otro sujeto se sienta con frecuencia invadido o absorbido.

  3. Se ilusionan desde el comienzo de una relación o con la simple aparición de una persona interesante

  4. Generalmente adoptan posiciones de subordinación en las relaciones, que se pueden calificar de “asimétricas”.

  5. Sus relaciones interpersonales no terminan de llenar el vacío emocional que padecen.

  6. La ruptura les supone un auténtico trauma.

  • Autoestima:

Poseen una autoestima muy baja, y un autoconcepto negativo no ajustado a la realidad.

  • Estado de ánimo:

Su expresión corporal y su humor denotan una tristeza honda y fundamentada. Cuando sufren preocupaciones suelen girar en torno a una separación temida (miedo a la separación) o a sentimientos de vacío.


CAUSAS


Pero después de todo lo que sabemos… ¿Por qué algunas personas pueden salir de una relación que no funciona sin muchas dificultades y otras no? ¿Por qué algunos quedan atrapados en relaciones no sanas mientras que otros las abandonan cuando es necesario hacerlo? ¿Cuál es la diferencia?

Como menciona Silvia Congost (2013), existen dos factores que facilitan que quedemos atrapados en una relación de pareja disfuncional: la baja autoestima y el miedo a quedarnos solos.


Si crees que te encuentras en una relación de dependencia emocional y necesitas ayuda para gestionarla ponte en contacto con nosotros y nuestros profesionales te ayudarán.




137 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo