Pirámide de Maslow: la jerarquía de las necesidades humanas

La pirámide de Maslow o jerarquía de las necesidades humanas, diseñada por Abraham Maslow en 1943, es una teoría que se basa en el concepto de la motivación y explica que a medida que las personas vamos satisfaciendo nuestras necesidades más básicas, se van desarrollando nuevas necesidades y deseos más elevados.

Maslow nos habla de dos tipos de necesidades. Por un lado las necesidades instintivas o de déficit, es decir aquellas que se manifiestan en forma de una carencia que hay que cubrir. Estas son las necesidades fisiológicas, de seguridad, de afiliación y de reconocimiento. Y por otro lado las necesidades de "desarrollo del ser", aquellas que no tienen que ver con un déficit sino con el deseo de crecer como persona, como la necesidad de autorrealización.

Para ello Maslow nos presenta una pirámide dividida en 5 niveles de necesidades humanas:

  • Las necesidades fisiológicas: son la base de la pirámide y por ello son aquellas necesidades básicas para la supervivencia. Estas incluyen la alimentación, el sueño, la sexualidad, la higiene. Si estas no están cubiertas no generan únicamente frustración, sino que son fundamentales para tener la fuerza y la salud necesaria para poder tener motivación.

  • La necesidad de seguridad: no tanto relacionadas con la supervivencia, sino con la calidad de vida y nuestra forma de relacionarnos con el mundo. Las personas necesitamos sentirnos seguros por nosotros mismos y tener un vínculo seguro con otras personas. Y no sólo a nivel relacional, sino también a nivel laboral, de salud, de estabilidad...

  • La necesidad de afiliación: describe esta necesidad como la menos básica y tiene sentido cuando las anteriores están cubiertas. Esta necesidad aparece cuando las personas buscan establecer vínculos con otras personas, como por ejemplo formas una familia, tener una pareja, pertenecer a un grupo, poder confiar en alguien...

  • La necesidad de reconocimiento: en este nivel Maslow señala dos tipos de necesidades. Las necesidades inferiores que son aquellas relacionadas con cómo los demás nos perciben, la atención, la fama, la dignidad y la reputación, y las necesidades superiores, que son aquellas relacionadas con cómo nos percibimos nosotros mismos: la confianza, el autoestima, la competencia, la independencia y la libertad.

  • La necesidad de autorrealización: es la necesidad más única y subjetiva dado que cada uno de nosotros damos más peso a unos u otros valores, como la creatividad, la falta de prejuicios, la resolución de problemas, la toma de decisiones...


Gracias a ella podemos ver que, como en las pirámides, es importante construir una base fuerte, sólida y resistente, que nos permita escalón a escalón y sin saltarnos capas poco a poco llegar a la punta de la pirámide, el punto más alto y más pequeño, pero no por ello el más débil. Pero para poder llegar a ella hay necesidades que no nos podemos saltar, tenemos que cuidarnos, conocernos, aceptarnos, respetarnos y querernos mucho. Si crees que estás en esa búsqueda y que te gustaría lograr construir esta pirámide de forma sólida nosotros podemos ayudarte.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo