¿Qué es la ansiedad altamente funcional?

Seguro que todos hemos visto una película en la que la protagonista es una persona tremendamente ajetreada, que trabaja muchísimas horas en un montón de proyectos y que además hace deporte y vive una vida social muy intensa, vamos que le da tiempo a todo. Siempre va corriendo de un lado a otro con un café para llevar en la mano que utiliza como gasolina para cumplir con todos sus deberes.


Pues bien esto podemos verlo reflejado en nuestras vidas no tan cinematográficas. Nos cargamos de muchas responsabilidades u objetivos diarios sin tiempo para poder pensar o reflexionar acerca de nosotros, acerca de cómo nos sentimos o nos hacen sentir este sin fin de tareas. Las vivimos como si fuera algo externo a nosotros, como si cada una de las actividades que decidimos realizar no nos atravesaran, creando en nosotros diferentes reacciones emocionales, con el automático puesto. Existe una necesidad casi patológica de cumplir con todo, aunque eso implique eliminar tiempo del propio autocuidado.


Solo somos conscientes de la ansiedad diaria que sentimos cuando ya no podemos más, cuando hemos llegado a nuestro límite y nuestra energía se ha agotado, cuando ya no le encontramos ningún sentido a todas esas actividades que realizabamos y la desmotivación nos inunda.


Esto es lo que se llama ansiedad altamente funcional, no se trata de ningún trastorno mental, pero sí que puede traer consigo ciertos problemas.


Y pensareis, y que ¿entonces nos dedicamos a la vida contemplativa? ¿dejamos de hacer todas las cosas que tenemos que hacer? Pues la respuesta es , rotundamente NO. No es necesario que dejemos de hacer todo, o que no podamos proponernos diferentes retos u objetivos en el día. El cambio más importante no es cuantas cosas logramos hacer a lo largo de un día, si no cómo hacemos todas esas cosas.


Procedo a explicarme, el cambio está en la conciencia que tengo de mi mismo mientras hago todas esas actividades, observar como me hacen sentir cuando las hago y poder ayudarme con esas emociones. Para ello podemos ir haciéndonos a lo largo del día o al final del día tres sencillas preguntas que nos ayudarán a tomar un poco de conciencia sobre todo lo que hacemos y cómo podemos ayudarnos a llevarlo mejor sin dejarnos completamente de lado.


  1. ¿Qué he hecho hoy?: parece una pregunta muy simplona, pero ¿cuántos días terminas tremendamente cansada pero tienes la sensación de que no has hecho nada? Pues en parte se debe a que hacemos las cosas de un modo tan automático que muchas veces no somos conscientes de todo lo que hemos hecho en un día. Asique te invito a que te detengas a que reflexiones un poco acerca de las cosas que haces a lo largo del día.

  2. ¿Cómo me he sentido con las cosas que he hecho hoy?: todo lo que hacemos o decidimos hacer nos atraviesa de alguna manera, nos genera diferentes emociones que o bien gestionamos o bien acumulamos cuando vamos en modo automático y que a posteriori pueden ser las que generan ciertos problemas emocionales como la ansiedad. Párate a observar cómo las cosas te hacen sentir, eso te ayudará a identificar cuales son las que te gustan, cuales se te dan bien o cuales son las capacidades que tienes para resolver los diferentes problemas entre otras cosas.

  3. ¿Podría hacerlo de forma diferente y me sentiría mejor?: si paro a reflexionar sobre las dos preguntas anteriores puede que me de cuenta de que muchas cosas que hago a lo largo del día no me hacen sentir del todo bien, que me provocan sensaciones de angustia o frustración. Si puedo evitar hacerlas es estupendo, pero si no puedo evitarlas también puedo ayudarme. Por ejemplo, tengo una serie de tareas que realizar en el trabajo, pero identifico que siempre siento mucha frustración cuando tengo que realizarlas. Me doy cuenta que la frustración viene de que me estoy pidiendo unas expectativas muy altas al hacer estas tareas. Con lo cual si reviso mis expectativas y me coloco unas más realistas, quizá eso haga que no sienta constantemente la frustración de no llegar.


Si además crees que necesitas ayuda para poder gestionar las emociones diarias que sientes, puedes escribirnos y pedirnos información, estaremos encantados de ayudarte.


52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo