Autocuidado... ¿es de verdad tan importante?

En sesión me he encontrado diferentes problemáticas, pero siempre hay un aspecto común y es que los pacientes se han olvidado de sí mismos por cuidar de otros. Es por esto, que una de mis prioridades en terapia es que las personas empiecen a cuidarse a sí mismas y ahí entra el autocuidado, pero… ¿Qué es el autocuidado?


Autocuidarse no es solo cuidarse a una misma, es también escucharse y darse lo que en cada momento se necesita, a nivel emocional, social, físico y cognitivo. Se debe tener en cuenta que el autocuidado de una persona es diferente a otra. Por ejemplo, a mí me puede servir mucho salir a pasear con mis perros por el monte, pero para otra persona puede ser más útil quedar con una amiga para tomar un café.


Existen diferentes tipos de autocuidado, a continuación, voy a explicar en qué consiste cada uno de ellos y a dar algunos ejemplos:


  • Emocional: conectar completamente con tus emociones. Sentir tristeza y alegría es saludable y necesario. Las emociones no son buenas o malas, todas tienen una función. Validar las emociones que se siente, ser amable, escuchar a los demás, mostrar gratitud, aprender a decir No etc.

  • Social: somos seres sociales, es importante pasar ratos con amigos e identificar cuando necesitamos tranquilidad, soledad. Ejemplos podrían ser: quedar con una amiga, ir a una cena/comida, llamar por teléfono etc.

  • Físico: Atender a tu cuerpo, la actividad física ayuda a liberar estrés y a sentirnos bien a nivel emocional: caminar, comer sano etc.

  • Cognitivo: Es muy importante mantener nuestra mente activa, también para ralentizar trastornos neurodegenerativos, ejemplos podrían ser: pintar, dibujar, meditar, leer, escribir, pasatiempos, escuchar podcast etc.

  • Espiritual: que se relaciona con conectar con nuestros valores, un ejemplo podría ser acudir a misa, rezar, meditar, pasar tiempo en la naturaleza, etc.


El autocuidado ayuda a:


  • Aprender a dedicar tiempo a las cosas que son importantes para ti.

  • Aprender a escucharte.

  • Mejorar tu autoestima.

  • Conocer tus emociones.

  • Conocerte a ti mismo.


Antes de acabar el artículo, me gustaría señalar algunos aspectos muy importantes sobre el autocuidado:


  • No eres egoísta por priorizarte a ti, por querer dedicarte tiempo. Es todo lo contrario, si estás bien contigo mismo y te dedicas tiempo, es probable que tus relaciones sociales mejoren y que sientas mayor bienestar.

  • Nadie lo puede hacer por ti.

  • Sólo tú puedes decidir empezar a autocuidarte.

  • Sólo tú puedes decir qué actividades son más gratificantes para ti.

  • Dejar tiempo para autocuidarte cada día debería convertirse en una prioridad y responsabilidad para contigo.


Si crees que has dejado de cuidar de ti misma y necesitas ayuda para empezar a hacerlo ponte en contacto con nosotros y nuestros profesionales te ayudarán.


47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo