top of page

¿Se puede volver tras una ruptura amorosa? | North Psicólogos

Las relaciones amorosas llegan a su fin por diferentes motivos: porque se acaba el amor, porque no hay una buena comunicación, porque los conflictos no se resuelven de una forma saludable, miedos como al compromiso, responsabilidad, a cambiar algún aspecto en nuestra vida o amar, o por falta de valores como el respeto, la confianza o el cuidado.

En definitiva, las relaciones de amor se pueden acabar por muchos motivos y no siempre significa que se haya acabado el amor por ambas partes. Por lo tanto, ¿se puede volver tras una ruptura?.

La respuesta en cualquier caso es afirmativa si ambas partes están de acuerdo y desean volver. Esto no significa que ya no vaya a funcionar, ya que justo a veces pasa todo lo contrario. 

Cuando una relación se acaba es porque algo no funciona, y después de tomar la decisión de terminar, las personas necesitan un periodo de adaptación, de maduración o procesamiento de lo que la relación y su fin ha supuesto en cada uno. 

Es entonces cuando ambos se pueden dar cuenta de todo lo que ha podido fallar en el momento de la relación. Ahí se pueden dar cuenta de han podido cambiar y ahora sí que están preparados para volver a unirse y comprometerse con ese cambio, trabajando en ello y reforzando así la relación.



Algunas veces, las relaciones pueden pasar por momentos de “estancamiento”, en los que la monotonía o rutina se pueden confundir con el fin de la relación porque “ya no hay amor”. En esos casos, las personas pasan un tiempo solas, dándose cuenta luego realmente que las emociones se habían estancado, pero que no significa que no se echen de menos y que simplemente tengan que trabajar en cuidar más el amor. Es ahí cuando se dan cuenta de que ese sentimiento de “no sentir” a veces no significa que se haya acabado el amor y vuelven a retomar la relación. 

En otras ocasiones quizás a nivel individual hay que trabajar ciertos aspectos como inseguridades o miedos en uno mismo que afectan en la relación, como asumir ciertas responsabilidades, miedo al compromiso, a depende de otra persona, a no poder confiar en la pareja, a no perdonarse a uno mismo por algo, … En cualquier caso, si se reconoce y hay una intención de cambiar, siempre se puede volver a reestablecer la relación incluso mientras se van trabajando esos aspectos.

Otras veces no tiene nada que ver con este tipo de conflictos internos en la pareja, sino con que por cuestiones de distancia (vivir en ciudades muy lejanas) las personas no se ven capaces de llevar la relación, o que hay una diferencia de edad que hace que ahora mismo cada persona esté en etapas diferentes, o porque cada uno vivencie la relación de una forma y ya no existan los mismos intereses o proyectos en común que antes sí que se daban y ya no esté esa ilusión. En estos casos, cuando estos aspectos cambian a lo largo del tiempo y vuelven a darse cuando en algún momento eran un problema en la relación que puso fin, si las dos personas están dispuestas a volver a intentarlo porque sigue el amor, también puede fortalecer la relación.

La terapia tanto individual como de pareja puede facilitar la vuelta a la relación, ya que ayuda a las personas a conectar con las dificultades que pueda haber a nivel individual o de pareja que han hecho poner fin a la relación, entenderlas, comprenderlas y afrontarlas para construir relaciones saludables y satisfactorias. 

Por lo tanto, sí se puede volver después de una ruptura amorosa si ambas personas quieren y están dispuestas a trabajar en el cambio que les llevó a la ruptura, si tienes dudas sobre esto o quieres saber más sobre el tema no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te podremos ayudar.


51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page